image Seborrea
2/25/20
Autor: Reelance

Seborrea

El problema más común, si hablamos de cabello, es el de la seborrea. Esta actividad sebácea, que se da naturalmente en la piel y en el cabello, suele tomar mayor fuerza durante la pubertad y frecuentemente se complica al presentarse con otros procesos diversos como la caspa o la alopecia. Se trata de un proceso elemental para comprender y diagnosticar la calvicie común ya que la intensidad de la caída capilar es proporcional al grado de seborrea presente en el sujeto.

Al buscar etimológicamente, encontramos que la palabra significa “flujo de grasa” y se le da ese nombre a cierto trastorno en la función de las glándulas sebáceas. Se conoce que la seborrea es provocada por un desequilibrio hormonal en el que el andrógeno prevalece sobre el estrógeno y principalmente se determina por la exagerada producción de sebo que genera problemas en el cuero cabelludo, inhibiendo el metabolismo del folículo piloso y provocando la sucesiva caída del cabello. La intensidad de las complicaciones seborreicas en el cabello se presenta en grados muy diferentes:

  • Alopecia seborreica. También conocida como alopecia androgénica, es la más común en el hombre (de 100 casos de alopecia difusa, 90 son de este tipo). Suele comenzar ya en forma de los 20 a los 25 años y lleva a la calvicie casi completa hacia los 50 años. Tiene como antecedente la pitiriasis (caspa) en la adolescencia; el cuero cabelludo se cubre de pequeñas escamas blanquecinas que van en aumento. La calvicie comienza cuando la seborrea facial invade el cuero cabelludo y se manifiesta por una sensación oleosa progresiva en la piel y el cabello, por los filamentos seborreicos y el acné. Cuanto más seborreico es el cuero cabelludo más acelerada es la alopecia y de mayor intensidad.
  • Alopecia seborreica precoz. La menos común pero la más devastadora es la seborrea oleosa precoz, que suele producir calvicie intensa. Esta alopecia evoluciona rápidamente y se presenta dos o tres años antes que la alopecia androgénica. Coexiste ya al mismo tiempo en que se comienza la producción de caspa y aunque en un principio la caída de cabello es discreta, progresa agresiva e indefinidamente.
  • Alopecia seborreica tardía. Esta no es tan extraña como la alopecia precoz pero no es tan común como la alopecia androgénica. Se manifiesta a partir de los treinta años y se diferencia de las demás porque tiene una evolución lenta y menos intensa. Esto último permite que sea más propensa a tratarse y modificarse, hasta cierto punto.
  • Alopecias seborreicas débiles. Hay sujetos en los que la alopecia seborreica se manifiesta de manera muy leve. El proceso de calvicie evoluciona tan lentamente que raras veces suele llegar a convertirse en motivo de preocupación. Generalmente basta con tener un adecuado habito higiénico a la hora del baño para evitar el avance del proceso.

Tratamiento para la seborrea.

Es indispensable, para evitar que se incrementen las afecciones seborreicas, el lavado continuo y cuidadoso del cuero cabelludo y del cabello. Sobre todo para eliminar los agentes contaminantes y los productos que se han utilizado con anterioridad. Además de su función higiénica, el lavado tiene efectos preventivos contra la alopecia ya que el jabonado cotidiano hace más lenta la producción seborreica.

Es un mito y un problema común que muchas personas seborreicas no se lavan con la frecuencia necesaria porque cuando lo hacen, observan que una mayor cantidad de cabellos se desprenden. Con una asociación mental simplista, errónea pero difundida, atribuyen la caída del cabello al lavado y al enjabonado. Ante este tipo de concepciones hay que explicar que el cabello ya muerto, tarda de dos a tres meses para caer, por lo tanto todo esos cabellos que se observan, y que puede llegar a asustar, en el primer lavado con un tratamiento no son sino folículos desprovistos de vida, que en vez de desprenderse en varios días, lo hacen en conjunto debido a la primera acción de los productos o tratamientos. En los lavados posteriores cotidianos se observará una disminución en la cantidad de cabellos que se caen, hasta llegar a cifras regulares. Como ayudantes efectivos, en especial para el tratamiento de las alopecias, se pueden utilizar productos que contengan estimulantes, por ejemplo el minoxidil, del flujo sanguíneo o lociones y preparados sintéticos (cremas o emulsiones hidrosolubles) que tengan compuestos, tales como el azufre, o medicamentos benéficos para el cuero cabelludo.

Hay que recordar que la alopecia androgénica (seborreica) es similar en los síntomas generales pero muy variable en sus manifestaciones individuales. Esto exige que la persona que busque tratar su problema de calvicie se informe adecuadamente; primero del grado de seborrea y de pitiriasis que tiene, y luego del tipo de alopecia (generalmente es más grave en el hombre que en la mujer) que sufre. Esto debido a que existe una gran diversidad de tratamientos; desde los más comunes como los ya mencionados, hasta los menos conocidos como la kinesiterapia (masajes capilares), la fisioterapia, la cirugía plástica, los estrógenos, la progesterona, los antiandrógenos sintéticos, los aminoácidos, la vitaminoterapia o la histoterapia.

Los resultados a esperar varían según los casos pero con la información y los productos adecuados el flujo seborreico desaparece progresivamente en cierta cantidad de días al tiempo que disminuye el ritmo de la caída capilar. Si se tiene constancia en el tratamiento y si se tiene cuidado en el lavado puede retardarse de manera significativa la evolución de la calvicie. La supervivencia del cabello por varios años más no será para nadie despreciable, sobre todo para los jóvenes que sufren algún tipo de alopecia seborreica.

banner image