image Aloe vera
2/25/20
Autor: Reelance

Aloe vera

Sus nombres populares son varios, llámese comúnmente sábila, aloe de Curazao, aloe de Barbados, o acíbar, sin embargo su nombre científico es aloe vera. Esta es una de las plantas que podría ostentar el titulo de maravillosa, sin exageración, por los múltiples beneficios que aporta, no solo en el terreno de lo cosmético (en especial para el cabello) sino en el plano de lo medicinal.

Oriunda de las costas nororientales de África, no pasó desapercibida por diferentes pueblos que la expandieron desde el mediterráneo a los alrededores del mundo. Se conoce de su uso para el cabello y la piel por los sumerios, gracias a las tablillas de la época de los reyes de Akkab. En China, se remonta a tiempos del Rey-Emperador Fu Hsi, o emperador blanco (2800 a.C.), por los dibujos del pintor oficial del emperador donde se observa el uso de hojas de aloe vera sobre las heridas. Los egipcios la nombraron planta de la inmortalidad dado que poseía tal importancia para este imperio, pues era la base para numerosas formulas medicinales. El famoso Papiro de Ebers o Libro egipcio de los remedios (1550 a.C.) constata tal afirmación, pues incluía el zumo del aloe vera por sus propiedades. Además del papiro, abundantes fueron los monumentos funerarios egipcios que incluían figuras que representaban la planta. Además Alejandro Magno utilizaba el aloe vera para la rápida curación de las heridas de sus soldados. Muchos son los personajes históricos que lo utilizaron, tales como el rey Salomón, que aceptaba la importancia de esta planta. Esto se comprueba con el Cantar de los cantares (siglo X a.C):

Mi amada es un jardín, lleno de hermosas plantas
sus brotes son un vergel de granadas, con frutos exquisitos:
alheña con nardos
nardo y azafrán, carroña aromática y canela
con todos los arboles de incienso, mirra y aloe,
y los mejores perfumes.

El mismo Mahatma Gandhi reconoció que las propiedades del aloe vera le ayudaron a mantenerse, hecho que se sabe dado que se lo dijo a su biógrafo Romain Rollad. Estas fueron sus palabras: “Me preguntas cuales eran las fuerzas que me sostuvieron durante mis largos ayunos. Pues bien, fueron mi inquebrantable fe en Dios, mi estilo de vida simple y frugal, y el aloe, cuyos beneficios descubrí a mi llegada a Sudáfrica…”

La gran cualidad del aloe vera es que alienta la capacidad del organismo humano para regenerase y curarse a sí mismo. Ya sea se utilice en algún producto o que se deguste naturalmente su pulpa. Por ejemplo, es de sobra conocido que las personas que sufren de cabello maltratado, por la exposición prolongada al sol o al agua salada, lo utilizan como shampoo para regenerar la salud del cuero cabelludo y consecuentemente de los cabellos dañados. Sus componentes son de inestimable ayuda para el ácido urocánico, responsable de regenerar la piel que se encuentra dañada. Las células del sistema inmunológico atacan normalmente a las células dañadas por los rayos ultravioleta; pero cuando la radiación incide sobre una molécula de ácido urocánico esta se curva de tal forma que suprime la respuesta inmunológica al daño, para dar al cuero cabelludo la oportunidad de sanarse a sí mismo. Es en esta oportunidad de sanarnos a nosotros mismos que encontramos un poderoso aliado en el aloe vera.

Partiendo de este tipo de ejemplos, podemos pasar a describir los componentes químicos que contiene y sus respectivas funciones. Así entenderemos más porque se le ha considerado una planta casi milagrosa a través del tiempo:

Uso Externo (Hidrolizado).

  1. Estimula la regeneración de los tejidos dañados y ayuda a la cicatrización gracias al fosfato de manosa. Este compuesto, contenido sobre todo en los shampoos, es de gran ayuda para la salud del cabello, para la zona capilar que no sufre de alopecias cicatriciales. Para los que sufrieron de alguna quemadura o de alguna cirugía, les ayuda en el proceso de cicatrización.
  2. Contribuye en el funcionamiento de las distintas proteínas pertinentes para el cuerpo gracias a su alto contenido en aminoácidos (más de 22). Estos aminoácidos fortalecen las estructuras entre los órganos y los órganos mismos, como la piel del cuero cabelludo.
  3. Es fuente de minerales necesarios para el organismo como el zinc, el calcio, el potasio, el hierro, el magnesio, el selenio y el cromo. Esto la hace un gran complemento para las propiedades de los aceites vegetales, necesarios para la creación de productos cosméticos como acondicionadores y
  4. Tiene efectos antimicrobianos y antibacterianos, que ayudan externamente. Ayuda aprevenir y combatir, por ejemplo, la foliculosis ya que limpia y protege de los agentes nocivos, gracias a la aloetina.
  5. Hidrata las células presentes en la estructura capilar gracias a la acción de los mucopolisacaridos. Es uno de los mucilagos (soluciones acuosas) más utilizados en los productos para la higiene y cuidado personal.
  6. Contiene vitaminas básicas para la salud del cabello y de la piel; A, C, E, B1, B3, B6 y ácido fólico.

Consumo Por Vía Oral.

  1. Refuerza la inmunología del organismo y provee de defensas por la carricina contenida.
  2. Equilibra el funcionamiento de la mucosa intestinal gracias a la aloemodina.
  3. Colabora en el proceso de transmisión de la energía, así como en las reacciones de almacenaje por la creatinina.
  4. Es beneficiosa para las ulceras y los quistes estomacales, disminuye la alcalinización en el proceso digestivo debido al aloeoleina.
  5. Mejora la digestión y activa las enzimas presentes en los intestinos, contrarrestando el estreñimiento por la acción de la aloína.
  6. Desinflama y alivia dolores corporales leves por su efecto analgésico. Este sucede gracias a la emodina, a la emolina y a la barbaloína que generan ácido salicílico.
banner image