image Alteraciones de la queratina
2/25/20
Autor: Reelance

Alteraciones de la queratina

De las alteraciones en las características de la queratina surgen muchos de los problemas, ya sea por carencia o por exceso, que aquejan nuestro pelo y nuestro cabello. Las capas celulares, donde se encuentran los esfínteres capilares, están llenas de queratina y lípidos que forman una barrera para impedir la perdida de agua y elementos, estas capas pueden bloquearse, engrosarse o morir debido a la deficiencia en el proceso de queratinización.

Las alteraciones de la queratina en el cabello y en el vello constituyen expresiones de diversos procesos que repercuten sobre la capa córnea de una manera más o menos manifiesta. Enfocándonos al interés cosmético, nos ocuparemos de las alteraciones que se presentan esencialmente en la superficie de la piel del cuero cabelludo, la que sostiene a los folículos pilosos.

Las características generales de estas alteraciones consisten en hiperqueratosis (engrosamiento de la capa externa) folicular y perifolicular, con formación de una pequeña pápula dura y acuminada engastada en el folículo y con presencia en su vértice de una escama adherente más o menos manifiesta. El pelo se halla generalmente cortado, enrulado, con evidentes signos de atrofia. Las alteraciones de la queratina asientan sobre una base de color normal o congestiva, rosada, roja o violácea y se disponen en placas únicas o múltiples, o se diseminan muy extendidas, ocupando regiones electivas para cada tipo. Por lo general, la piel del cuero cabelludo se presenta seca, adelgazada y con descamación furfurácea, transmitiendo a la mano que palpa una sensación de aspereza especial comparable a un rallador de queso.

Las alteraciones de la queratina folicular pueden limitarse a cuatro:

Las foliculosis de origen congénito

Este tipo de foliculosis comprenden en especial la llamada queratosis pilar, que es la distrofia observada con frecuencia en la cara posterior del cuero cabelludo, en la cara externa del rostro, de los brazos, de los muslos y piernas (en casos extremos puede abarcar la totalidad de la piel). Son las características generales explicadas anteriormente, especialmente en la cabeza, las que dan origen a la queratosis pilar roja o blanca, ambas atrofiantes, como consecuencia de una mala irrigación en el folículo.

La queratosis pilar roja es una distrofia ectodérmica, hereditaria y familiar, poco común. Demuestra cierta preferencia por el sexo masculino y se asocia con frecuencia con la queratosis pilar blanca o simple de cuerpo y de miembros. Comienza en la infancia y su evolución es muy crónica. En la cabeza se localiza de forma simétrica, en la cola de las cejas, en la parte inferior y lateral de la frente (cuernos de Moisés), en la apófisis cigomática y en la región parotídea. En su primer estadio llama la atención el eritema difuso, con leve descamación, simulando una eccematide. Luego aparecen las lesiones de hiperqueratosis folicular. La piel lesionada es granulosa y rojiza, y prosiguiendo la evolución, estos elementos alternan con cicatrices puntiformes, blanquecinas, y una secuencia atrófica del proceso inflamatorio que deja alopecia definitiva. El tratamiento es inoperante, a lo más de efecto puramente temporario. Localmente, el uso de productos con ácidos salicílicos mejoran la apariencia. Tanto para la queratosis roja y blanca, se usan productos con queratoliticos, luego del lavado con agua caliente y jabón.

Las foliculosis por infecciones generales o locales.

Se hallan condicionadas por estados de alergia textural por agentes infecciosos. La sífilis, tuberculosis, lepra, entre otras, son infecciones que pueden manifestarse en algún momento de su evolución por el cuadro reaccional de queratosis folicular.

Las foliculosis debidas a infecciones locales, contrariamente a las anteriores, se dan por reacciones segundas. Es la regla que se hallen deshabitadas de gérmenes, originándose como reacciones de tipo alérgico por toxinas elaboradas a distancia y debidas a una mayor circulación y capacidad de reacción del folículo. Las infecciones piógenas y las tiñas son los ejemplos más típicos de factores capaces de desencadenar estas foliculosis.

Las foliculosis carenciales.

Corresponden a estados de avitaminosis A y C. La vitamina A ayuda mucho en el mantenimiento y en la formación de la queratina y se encuentra en la carne, en los huevos, las zanahorias y la calabaza. Hay que recordar también que la vitamina C ayuda al organismo a absorber las proteínas de origen vegetal, tan importantes para la formación de la queratina. El cuerpo no produce por si solo está vitamina, ni tampoco la almacena, así que se vuelve necesario consumirla regularmente en los alimentos. La vitamina C se encuentra presente, en menor o mayor cantidad, en las frutas y verduras, sobre todo en los cítricos, en el melón, en la sandía, en el kiwi, en la papa y en el brócoli.

Las folculosis por reacción a los agentes químicos.

Se observan en sujetos con profesiones que los exponen al contacto prolongado con alquitranes, aceites minerales, parafinas, etc. Produciendo lesiones queratósicas foliculares (elaiokonosis) de diverso tipo junto con melanodermia, foliculitis, forinculos, etc. Algunos medicamentos como los arsenicales trivalentes y el oro desencadenan reacciones foliculares, también algunos productos cosméticos como las brillantinas y los acondicionadores pueden aumentar los síntomas.

Tratamiento.

Para el tratamiento de las alteraciones de la queratina, solo interesaran, desde el punto de vista cosmético las formas de queratosis folicular congénitas y distróficas o las formas de queratosis por trastornos circulatorios locales, correspondiendo las restantes al dominio de los dermatólogos. En los casos de queratosis simple, junto con los baños jabonosos, se debe tratar de activar la circulación cutánea, aconsejándose además los abrasivos, la fricción suave con piedra pómez fina y agua jabonosa seguida con la unción de productos que contengan queratolíticos (agentes que ayudan a eliminar la capa cornea de la piel engrosada y excesiva), cremas o clorurados.

banner image