image Caspa
2/25/20
Autor: Reelance

Caspa

Esas costras tan molestas (y tan negativamente estéticas) que se forman en el cuero cabelludo de manera totalmente anormal, por diferentes causas y alteraciones en la piel, son la base de lo que comúnmente denominamos caspa, aunque su nombre científico es Furfuracea o Pityriasis Simplex. Y decimos totalmente anormal porque la creación y eliminación de células muertas por parte de nuestro organismo es algo natural y necesario y es una función que se lleva a cabo sin que apenas nos demos cuenta de ello; hasta que surge un problema que hace modificar de manera negativa el mecanismo natural y normal del proceso de eliminación de células muertas de nuestro cuero cabelludo en este caso.

Nuestro cuero cabelludo está formado por células que (lo mismo que las demás células del cuerpo) mueren y son sustituidas por otras células nuevas. Es un proceso totalmente normal y natural. El problema surge cuando algunos hongos (totalmente inocuos por lo general) que habitan el cuero cabelludo cambian de manera radical su forma de proceder y provocan la aparición de la tan molesta caspa.

Por tanto, la caspa no es más que la creación de una cantidad inusualmente exagerada de piel muerta y que puede llegar a provocar prurito, enrojecimiento e irritación en el cuero cabelludo. Puede estar provocada por varias causas y/o ser síntoma de una serie de problemas en la piel como la psoriasis, la micosis, la pediculosis y la seborrea. Por lo tanto, aunque no sea más que piel muerta, hay que otorgarle la importancia que se merece para llegar a poder eliminar ese problema de manera eficaz y permanente.

Posibles Causas.

La principal causa de la aparición de la caspa es el hongo Pityrospum ovale (que es la forma en estado de levadura del hongo Malassezia furfur). Este hongo se encuentra de forma natural en todas las personas, ya sean portadoras del problema de la caspa como las que no. Sin discriminación alguna.

Al metabolizar la grasa humana, este hongo provoca la aparición de un producto nada higiénico, cosa nada grave y que se elimina con una correcta higiene corporal. El problema surge cuando el crecimiento del hongo Malassezia furfur es anormalmente rápido; cuando esto sucede, aparece la picazón porque la renovación natural celular se ve afectada.

Otra serie de hongos pueden provocar otro cierto tipo de caspa debido a cambios similares producidos en su normal evolución. Por lo tanto, el pensar que la caspa la provoca la sequedad del cuero cabelludo es una creencia general totalmente errónea.

Otras causas que pueden provocar una leve aparición de caspa son glándulas sebáceas con un anormal funcionamiento, algunas alergias también pueden llegar a provocar la aparición de la caspa, lo mismo que el estrés, la sudoración excesiva y el uso de jabones inadecuados. Así mismo, en algunas ocasiones muy poco frecuentes, el uso de gominas, fijadores, tintes y algunos champús excesivamente fuertes también pueden llevarnos a sufrir la aparición de la caspa.

La nutrición es otro factor que puede llevar a la aparición de la caspa. La falta o la deficiencia de zinc en nuestra dieta puede ser un factor clave a la hora de surgir un problema de caspa. Algunos frutos secos y las ostras, junto a la carne de cerdo y de pavo, son una fuente importante para ayudarnos a conseguir la ingesta necesaria, y diaria, de zinc.

Tratamientos Más Comunes.

El ketoconazol es el elemento más común en casi todos los tratamientos más exitosos contra la caspa, aunque el alquitrán de hulla, en sus diferentes aplicaciones, puede ser un buen aliado contra la caspa leve, lo mismo que otros champús más económicos que servirán de tratamiento de choque para erradicar la caspa. Por supuesto, conviene recordar, que no todo el mundo logrará el mismo efecto positivo con uno u otro champú, es cuestión de probar hasta dar con el adecuado para tratar nuestro problema de caspa.

El problema de la caspa leve puede llegar a minimizarse a través de una higiene personal apropiada. El lavarse el pelo de manera regular con alguno de los champús con elementos efectivos contra la piel muerta entre sus ingredientes, posiblemente bastará para erradicar esa caspa leve pero tan molesta.

Dichos champús (basados en ácidos) ayudan a que la acidez del cuero cabelludo sea la adecuada y evitan la concentración de las células de piel muerte que conforman la caspa. Conviene decir que los champús con poco poder para frenar la seborrea, lograrán un efecto nulo o casi nulo a la hora de luchar contra la caspa. Por lo tanto. Ya lo dijimos antes, habrá que buscar el champú que más se adecúe a nuestra piel y a nuestro tipo específico de caspa. Los ingredientes más efectivos y activos en los champús anti caspa son: alquitrán de hulla, ketoconazol, sulfuro de selenio y el piritionato de zinc entre otros.

En los casos en que la caspa es más severa y persistente, se recomienda la visita al dermatólogo. Sobre todo si la caspa hace aparición en diversas partes del cuerpo, porque podrían concurrir al mismo tiempo la psoriasis y la seborrea. Una vez librados del molesto problema de la caspa no debemos olvidarnos de que es un problema que puede volver a hacer su aparición si se dan de nuevos todas las condiciones negativas que lo provocaron la primera vez. Por tanto, conviene hacer un tratamiento preventivo y controlar algunos hábitos alimenticios y controlar, a su vez, la agresividad de los productos que usemos en nuestra higiene personal y la de los productos cosméticos usados en nuestro cuidado estético. De esta manera tan simple, evitaremos en un tanto por ciento muy elevado, la aparición de la caspa en su forma más leve.

banner image