image Cirugía capilar
2/26/20
Autor: Reelance

Cirugía capilar

Al leer este título es sumamente probable que exista una confusión acerca de lo que se está hablando. Sucede que solemos confundir el tema de la cirugía capilar (o cirugía plástica capilar) con el trasplante de cabello. Así que si también entraste en esta pequeña duda, no te preocupes. Comprender la diferencia entre ambos, así como conocer los beneficios de uno y otro procedimiento puede ser muy útil. Sobre todo en el caso de la cirugía capilar, que es algo relativamente novedoso y puede serte una muy buena opción si buscas alaciar tu cabello, protegerlo e hidratarlo.

El nombre de un procedimiento como la cirugía capilar, puede sonar como algo aparatoso, (dado que se relaciona con lo quirúrgico) siendo que a lo que en verdad se refiere la cirugía capilar no es más que a un tratamiento. Esta es la esencial diferencia entre la cirugía capilar y el trasplante de cabello, aunque otra muy grande es a lo que van enfocados. El resto de diferencias se aclarará y tratará a continuación:

¿Qué es la cirugía capilar?

La cirugía capilar es un tratamiento diseñado y pensado para mejorar el aspecto de nuestro cabello mediante la revitalización y protección del mismo. Se trata de un procedimiento que, dependiendo de la marca, puede contener componentes químicos o que bien puede ser elaborado con elementos estrictamente derivados de la naturaleza como la nuez moscada. Sin químicos o con químicos, el tratamiento de cirugía capilar contiene un conjunto de ácidos grasos que son la base del producto.

¿Cómo se realiza la cirugía capilar?

El procedimiento es semejante al de queratina o brillo de seda. Se inicia lavando el cabello con agua tibia y el shampoo regular que se suele utilizar para quitar impurezas, dependiendo de las condiciones de tu cabello y tu cuero cabelludo. El shampoo de Reelance, es muy efectivo para usarse como pre-tratamiento en estos casos. Después del lavado, se enjuaga y seca el cabello con secadora con aire caliente, pero con la precaución de no cepillarlo hasta que esté casi completamente seco. A continuación se separa el cabello en unos cuantos mechos, depende de la cantidad de cabello que se tiene, pero por lo general unos siete u ocho son pertinentes. Después de esto, se aplicará el tratamiento seleccionado. El producto se coloca en todo el cabello, desde las puntas hasta aproximadamente un centímetro de la raíz. Se debe tener cuidado de no sobresaturar la cantidad de producto que el cabello pueda soportar, esto es humedecerlo sin sobresaturarlo, posteriormente se deja reposar aproximadamente veinte minutos. Se vuelve a secar el cabello pero en esta ocasión con aire frio, aquí el secado sí puede ir apoyado por un peine resistente al calor. Ahora se procede con el planchado que será de raíz a punta, con constantes pasadas hasta que selle. Los pasos son varios pero lo que se espera es que el tratamiento termine fijo y sin dañar el cabello, para que este pueda así cumplir con su correcto funcionamiento. Lo que sigue es esperar veinte minutos y enjuagar con agua tibia o fría. Se puede finalizar aplicando una máscara de hidratación para cabello. Si se buscan mejores resultados de la cirugía capilar, se puede tener el cuidado de lavar el cabello siempre que se pueda con agua tibia, si el proceso te resulta un tanto complicado puedes acudir a tu estilista de confianza dado que él o ella, sabrá cómo hacerlo.

¿Qué beneficios tiene la cirugía capilar?

La principal ventaja de la cirugía capilar es su duración. Los efectos obtenidos con este procedimiento, la protección, la revitalización y la hidratación, pueden durar hasta 6 meses sin necesidad de retoque, no importando el lavado diario. Otra ventaja importante es que, a diferencia del tratamiento con queratina o brillo de seda, puedes lavarte o bañarte inmediatamente después del procedimiento, sin ningún tipo de repercusiones.

¿Cuáles son las desventajas con la cirugía capilar?

El principal problema con la cirugía capilar es el precio, ya que puede resultar muy costoso debido a lo complejo del procedimiento. Lo que se gasta se puede amortiguar con la duración de los efectos, pero aun así puede resultar muy costoso para algunos bolsillos, más si no se cuenta con los aparatos necesarios como la secadora.

Ya aclaramos en parte lo que implica el tratamiento de cirugía capilar. Ahora hace falta hablar un poco de lo que implica los trasplantes o injertos de cabello. Se trata de un procedimiento quirúrgico que también es costoso y que no asegura resultados permanentes, pero que constituye uno de los remedios más eficaces en contra de la alopecia. Con los avances tecnológicos, se ha podido lograr que los implantes capilares se vean más naturales y estéticos, pero el problema es que el procedimiento no es apto para todas las personas. Entre más joven se sea menos apto se será para el injerto, y existen mayores posibilidades de funcionamiento en los hombres que en las mujeres. Se debe consultar a un especialista, en especial a un dermatólogo, para conocer las posibilidades reales de que el injerto sea viable y exitoso.

De entre todas las técnicas, hay dos que son las más conocidas. La clásica es retirar una porción del cuero cabelludo para después diseccionarla y realizar el trasplante en las zonas afectadas. Otra forma más reciente es la extracción individual de folículos donde se extraen cabellos de las partes pobladas para depositarlos en las zonas que no lo tienen.

banner image