image ¿Con qué frecuencia debo lavarme el cabello?
2/26/20
Autor: Reelance

¿Con qué frecuencia debo lavarme el cabello?

Contrario a lo que podríamos pensar, la respuesta a esta pregunta no es lavarlo siempre diariamente. Solo hay que hacerlo si se sufre de seborrea, es decir, de la actividad sebácea que se da naturalmente en nuestro cabello. Esto no significa que hayamos vivido engañados en la costumbre de relacionar la salud con la higiene de un lavado diario sino que hay mejores formas no difundidas de cuidar nuestro cabello. En este artículo veremos las variaciones en la respuesta a esta cuestión, cosas que incluso no imaginábamos. Por ejemplo, no creeríamos que esa “grasita” que se da en nuestro cuero cabelludo, bien dispersada, nos resultaría favorable. Esto, aunque puede ser una buena noticia para los que tienen por costumbre entrar a la ducha de vez en cuando, es algo poco imaginable debido a la fuerte publicidad que se les hace a los productos higiénicos de uso diario.

Las recomendaciones que se dan, como se dijo, no se centran en una sola indicación. Se tiene que especificar que los consejos que aquí daremos son para cueros cabelludos que sufren de exceso en la secreción sebácea, es decir, cabellos no resecos ni normales. Hay especialistas que no por capricho optan por lavar su cabello cada tercer día, lo cual viene siendo como ducharlo tan sólo dos veces por semana, pero es porque ellos tienen o buscan mantener el equilibrio de las secreciones sebáceas. Si solemos lavar nuestro cabello cada dos o tres días porque no sufrimos de seborrea, cambiar nuestros hábitos radicalmente para adaptarnos a estas recomendaciones puede tornarse algo complicado, incómodo para quien no quiera aceptar que sufre de seborrea. Claro, aclarando que no lavarnos el cabello a diario porque este equilibrado nuestro flujo de sebo, no significa que no debamos asear el resto de nuestro cuerpo y cara.

Un mito muy grande respecto a no lavarse el cabello, es que aumenta la secreción de grasa. Esto es incorrecto dado que sólo puede suceder si por el contrario lavamos nuestro cabello en exceso, haciendo que nuestro cuero perciba una deficiencia de su sebo natural y generando una producción excesiva. Tomemos en cuenta que en condiciones no normales, el lavado varía dependiendo de qué tanta cantidad de grasa produce una persona. Uno debe adaptarse a esas condiciones; esto significa que si sentimos nuestro cabello muy engrasado continuamente, requiere lavarse con mayor frecuencia, mientras que en el caso contrario, debe haber mayor distancia entre un lavado y otro. Si tienes el cabello reseco o recién teñido es muy recomendable que te laves el cabello dos veces por semana, para que no maltrates agresivamente tu cuero cabelludo. Si tienes el cabello muy grasoso, entonces si se vuelve necesario que laves tu cabello y que uses algún tratamiento complementario para reducir ese exceso en el flujo de sebo.

Ahora que otro mito no menor en importancia es que lavar diariamente nuestro cabello incrementa su caída. Esta percepción errónea es bastante justificable si comprendemos que con el lavado y el acondicionador los cabellos muertos se desprenden para facilitar el peinado. Lo que provoca en parte la caída es el exceso de sebo producido por el aumento en la actividad de hormonas androgénicas, las que recrudecen la alopecia.

Es común que muchas personas que tienen el cabello grasoso no se laven el cabello con la frecuencia necesaria porque al hacerlo ven que una gran cantidad de cabellos se desprenden. Suelen echarle la culpa al shampoo, al jabón, incluso al agua caliente por su pérdida de folículos. Esta asociación o relación es errónea si no comprendemos que lo que provoca en mayor parte esa caída es la seborrea. El cabello ya muerto, que regularmente tarda dos meses en volver a crecer, es el que cae para que surjan nuevos folículos en un proceso continuo. La seborrea es la que puede provocar que ya no se generen nuevos folículos al inundar a raíz y el tallo capilar, no el agua caliente, el acondicionador o el detergente. Si decides utilizar algún tratamiento para combatir el exceso en el flujo de grasa o para la caída del cabello, ten en cuenta que muchos cabellos desprovistos de vida se desprenderán en las primeras aplicaciones, debido a la primera acción de los componentes activos destinados a combatir esos problemas. En los lavados posteriores, que deben ser frecuentes, se irá observando una disminución en la cantidad de folículos desprendidos, hasta llegar a las cifras normales en los proceso de regeneración del cabello. Además de los productos azufrados o las emulsiones hidrosolubles, se puede utilizar activos como el minoxidil, para que al mismo tiempo que se regula el flujo de sebo, se active la circulación sanguínea y la estimulación de las raíces capilares. Los resultados que se pueden esperar con estas recomendaciones varían de caso en caso, pero al desmitificar y al informarnos, podemos recuperar el equilibrio y la salud en nuestro cabello, lavándonoslo con los productos y con los tiempos adecuados a nuestro tipo de cabello y a nuestras carencias particulares. El tiempo en el que desaparece la seborrea es proporcional a la cantidad de cabellos caídos que disminuye progresivamente. Si se tiene la información adecuada y si se tiene constancia en los tratamientos elegidos podremos de gozar de salud por mucho tiempo. Para ello, simplemente basta recordar que nn cabello sano no es aquel que no tiene sebo, sino el que lo tiene regulado y equilibrado.

banner image