image Mitos y realidades sobre el minoxidil.
2/26/20
Autor: Reelance

Mitos y realidades sobre el minoxidil.

A la hora de comprar o utilizar un producto, nos enfrentamos a muchas situaciones que complican establecer que tan o útil o efectivo puede ser dicho producto. Desde la desinformación intencionada por parte de los fabricantes, pasando por los ataques sin escrúpulos de la competencia, hasta la publicidad grandilocuente, estamos expuestos a todo tipo de mitos y exageraciones. Y el minoxidil no es la excepción.

El criterio que ha predominado en estos tiempos para establecer si un producto es útil y bueno es el de efectividad. Es decir, que las características del producto no sean inferiores a la expectativa real sobre sus efectos. Esto requiere de una cuidadosa explicación de la las propiedades del producto y una objetiva evaluación por parte del consumidor. No caben los milagros para este criterio, ni los fabricantes prometiéndolos, ni los consumidores esperándolos. El minoxidil ha probado ser uno de los pocos remedios efectivos contra la alopecia, por sus efectos vasodilatantes, irrigadores y estimulantes de los folículos. Sin embargo, han surgido muchos mitos alrededor de su efectividad, tanto a su favor como en su contra.

  1. El minoxidil no causa cáncer de próstata. Como se mencionó anteriormente, el minoxidil funciona a nivel sanguíneo, no a nivel hormonal. Esto significa que tampoco tiene relación aparente con la generación de células cancerígenas. Continuamente se asocia los altos niveles de testosterona con la alopecia y el cáncer de próstata, con el exceso en la producción de andrógenos. Y el minoxidil no tiene casi nada que ver con los andrógenos, por lo que tampoco se le puede relacionar con la disfunción eréctil o la eyaculación precoz. Con lo que sí puede estar relacionado es con las variaciones en la presión sanguínea, pero cuando se utiliza abusivamente y con desinformación, sin seguir las indicaciones.
  2. El minoxidil no es un producto sólo para hombres. El minoxidil puede ser benéfico para cualquier persona que busque oposición contra la alopecia o que persiga su ideal de belleza. Mujeres y hombres pueden utilizarlo, aunque no de la misma manera. Además de sus efectos contra la caída del cabello, el minoxidil puede ayudar a aquellos que carecen de vello facial y a aquellos que quieren recuperar o incrementar las cejas. Su función tópica, de aplicación externa, permite hacer crecer vello y cabello donde se requiere, no importando el género. Lo que varía es la cantidad recomendada, para la mujer se recomienda el uso del minoxidil al 3%, si no se está embarazada, y en el hombre hasta al 5%.
  3. El minoxidil no es una solución milagrosa. Si lo que estás buscando es un producto que te quite de una sola vez y para siempre el problema de la alopecia, sobre todo la androgénica, debes reconsiderarlo. No existe tal. Tampoco puedes esperar que de un día para otro te salga una barba frondosa y abundante, porque continuamente te estarás decepcionando. La utilización del minoxidil requiere constancia y paciencia ya que hablamos de un tratamiento a mediano y largo plazo. Se trata de una inversión de tiempo y dinero a futuro, que dará resultado en proporción a la constancia y paciencia que se tenga. Lo que es importante decir es que el minoxidil es efectivo en las alopecias no cicatricionales, en aquellas que involucran cicatrices o quemaduras, poco tiene que hacer.
  4. Los remedios naturistas no son más efectivos que el minoxidil. Gracias a la aversión y al temor, provenientes de la desinformación, hacia los productos sintéticos, se dice que el minoxidil no ofrece nada que un producto naturista no pueda. El argumento principal que se utiliza para establecer la primacía de lo “natural” es que los efectos secundarios de los compuestos como el minoxidil representan mucho riesgo. A ese respecto, no hay sustancia, aunque se a naturista, que no produzca efectos secundarios, y no hay producto que no involucre algún proceso de sintetización. Las propiedades de algunas plantas y una buena alimentación ayudan mucho a la salud del cabello, pero hasta la fecha no se ha comprobado que alguna de ellas contrarreste la alopecia, como sí lo hace el minoxidil. No se trata de despreciar los remedios naturistas o de establecer qué es mejor que lo otro. Se trata de no disociar lo natural y lo químico, en la búsqueda de la salud del cabello.

El minoxidil es aplicable para la barba y para las cejas. Hay un debate enconado sobre si el minoxidil permite que crezca vello donde antes no había o donde antes había. El mecanismo último por el cual el cabello y el vello han salido, o o rebrotado, con la utilización del minoxidil es aún desconocido. Lo que se sabe es que el minoxidil es un compuesto soluble en alcohol, en agua o en propilenglicol que ayuda a dilatar las arterias y las metarteriolas, y que estimula la irrigación en el torrente sanguíneo, el cual eventualmente llega a los folículos. Y en teoría, si se habla de folículos, lo mismo que sirve para los del cuero cabelludo serviría para los de la barbilla y los del arco supra ciliar. Hay muchos casos y testimonios que lo corroboran, pero no se puede decir que así sucederá para todos los casos y en todas las ocasiones. Si bien se siguen realizando investigaciones para desmontar con más exactitud el mecanismo del minoxidil, se puede decir que efectivamente este compuesto ayuda a combatir la alopecia y, en muchos casos, permite que crezca el vello donde antes no había.

banner image