image ¿Por qué se llega a tener alopecia?
2/26/20
Autor: Reelance

¿Por qué se llega a tener alopecia?

La alopecia más común de lo que parece, pero sus causas son muchas y variadas, incluso poco comunes y algunas sorprendentes. Primero es pertinente recordar un poco de manera simple lo que es la alopecia, pues bien, es sencillo: la alopecia es una afección que se presenta como la eliminación total o desvanecimiento parcial de la densidad del pelo. A grandes rasgos puede ser tanto congénita como adquirida y la duración de esta afección puede ser definitiva o temporal (como en la mayoría de los casos). Como se dijo anteriormente, las causas son muchas, pero en este artículo trataremos a continuación las más comunes.

Hormonal. En los hombres la alopecia androgénica o calvicie común es causada en muchos casos por cuestiones hormonales, en otros por cuestiones genéticas. Es un proceso fisiológico, que aunque raro en las mujeres también les llega a suceder. Se identifica por la pérdida de cabello en las zonas fronto-temporales (conocidas como entradas) y en la zona occipital por el exceso de andrógenos.

Disminución de estrógenos. En el caso de las mujeres, esto puede suceder en el periodo posterior al parto. Se ocasiona frecuentemente una pérdida de cabello en esta situación por lo que esta alopecia es conocida como alopecia posparto. No obstante, este tipo de alopecia no requiere alguna intervención, pues el estado normal del cabello se recupera luego de unos meses después del parto.

Genética

La alopecia cicatrizal se ocasiona tanto por factores genéticos así como por alteraciones en el desarrollo. Ocurre, por medio de un proceso inflamatorio de la parte superior del folículo piloso que termina destruyéndolo. Así se eliminan los cabellos. Esto no se ve a simple vista dado que sucede bajo la piel. La pérdida de cabello puede suceder de manera gradual y sin síntomas, pero también pueden darse el caso de que quien la padece presente prurito, ardor, o dolor severo. Existe la alopecia cicatrizal primaria y secundaria, esta última viene causada por patologías que pueden ser neuplasias (formación anormal de tegido), traumatismos, quemaduras, heridas entre otras. La alopecia cicatrizal primaria puede ser adquirda o como consecuencia de una dermatitis autoinmune.

Autoinmunidad.

Por ejemplo la alopecia areata que en conjunto con factores psicológicos, hace que los que la padecen presenten áreas desprovistas de cabello en forma ovalada o circular. Aquí por inducción de algún factor autoinmune se ocasiona la etapa de desprendimiento de cabello, o telógena, y a su vez se detiene la etapa próxima que es la anágena donde crece cabello nuevo. De modo, que el cabello perdido no se remplaza y se forman en su lugar surcos sin cabello.

Dietas hipocalóricas.

Al no aportar los nutrientes necesarios, ocasionan desnutrición y generan a su vez descompenses en el cuerpo, que repercute en la pérdida de cabello. Además, si a este tipo de dieta se le aúnan el consumo de laxantes o diuréticos, el resultado es catastrófico puesto que al evacuar frecuentemente, el cuerpo no tiene el tiempo de procesar bien ciertas sustancias de modo evacua también, eliminando así vitaminas y minerales necesarios para la salud del cuerpo, incluyendo tu cabello.

Trastornos de ansiedad, estrés o depresivos.

Las preocupaciones cotidianas no generan necesariamente la pérdida de cabello a corto plazo, pero si ocurren con una alta frecuencia. El estrés puede generar en el organismo una serie de cambios tales como la pérdida de cabello. Este efluvio telegénico, hace que el proceso normal del desarrollo del cabello se acelere y pase rápidamente de la fase de crecimiento, anágena, a la etapa de desprendimiento que es la telógena. En algunos casos el estrés es temporal, unos cuantos días, por lo que a la posterioridad de estos, se vuelve a la normalidad. No obstante, en otros casos el estrés es continuo y progresivo por lo que se llega a la necesidad de atender esta pérdida de cabello con productos aplicados de manera tópica, aunados con la ayuda de algún psicoterapéutico.

Tracción mecánica.

Ocasionada por la tensión que sufre el cabello debido al uso excesivo, en el caso de las mujeres de peinados apretados tales como lo son las trenzas, colas de caballo, o el uso prolongado de artículos que se sujeten al cabello o cuero cabelludo como pinzas, moños, extensiones de cabello, etc. La tensión en el cabello y cuero cabelludo ocasiona el curvado y rotura del cabello y generan la pérdida de cabello temporal o por un periodo de tiempo más extenso de acuerdo al daño ocasionado, esta pérdida de cabello se denomina alopecia por tracción. Cuando de varones se trata, este tipo de alopecia se presenta por el uso de gorras, cascos, o demás cosas que se sujeten a la cabeza y estén muy apretadas. ¡Ojo! que esto no significa que la gorra genere la caída de cabello, sólo puede ocurrir esto si la gorra o sombrero están muy apretados.

Manías.

Por más extraño que suene, mientras unos le batallan por conservar su cabello, existen otros que se lo quitan. Ocurre esto con las personas que padecen tricotilomanía. Se trata de un hábito o comportamiento incontrolable en el cual quien lo posee tiende a arrancarse el cabello, al parecer este arrancamiento compulsivo de cabello no tiene un fin en específico, y puede estar relacionado con la depresión o el estrés. El cabello que se arranca pelo a pelo es principalmente de la cabeza, en cabello, cejas, barba o pestañas; aunque también puede ser de otros lugares donde se tenga así sea de las axilas o se trate del vello púbico.

banner image