image ¿Qué hacer si mi cabello es demasiado grasiento?
2/26/20
Autor: Reelance

¿Qué hacer si mi cabello es demasiado grasiento?

Habemos muchos tipos de personas, así como muchísimos tipos de cuero cabelludo y de cabello. Habemos pues, personas con cuero cabelludo que no es ni muy seboso, ni bastante reseco. Pero no todas las personas tenemos el cabello en estas condiciones “normales”, y esto no tiene precisamente que ver con nuestra higiene, sino que existen otros factores que le pueden dar a nuestro cabello ese aspecto seboso. En este artículo hablaremos de dos tipos de problemas relacionados con la producción excesiva de sebo: los que llegan a convertirse en casos de seborrea, y los que son más simples y no alcanzan a tornarse en esta patología.

Los problemas menores, y los más comunes, que denotan que nuestro cabello produce un exceso ligero de grasa son la caspa excesiva, el olor grasiento y el aspecto maltratado. Las causas por las que se producen son varias, van desde lo hereditario (cabe resaltar que no obstante, esto está en duda y se le puede atribuir a la presencia de ciertas hormonas) hasta lo accidental en el aseo cotidiano. La caspa es un proceso de los llamados naturales, que se complica cuando los procesos naturales de queratinización y de sebo se ven aumentados. En el bulbo piloso, en la parte interior del folículo nacen los queratocinitos que van a generar la queratina constitutiva del cabello. Más arriba desemboca la glándula sebácea que secreta el sebo que fluye al exterior a través del canal piloso. A partir de la adolescencia la secreción de sebo aumenta y se produce un aumento de la queratinización que forma gruesas células queratinizadas, estas pueden tapar el canal piloso al quedar atrapadas en el sebo espeso, provocando que generemos caspa. Se trata pues de una descamación que involucra alteraciones de la queratina y del flujo de sebo en nuestro cuero cabelludo.

Cuando hay desequilibrios hormonales, sobre todo a partir de la adolescencia cuando los andrógenos prevalecen sobre los estrógenos, la caspa es un indicador de la creciente seborrea que, al no controlarse, nos podría causar la calvicie. En el segundo y en el tercer caso, en el mal olor y en el aspecto descuidado, sucede que el cuero cabelludo se ensucia con la acumulación de células muertas en conjunto de otras partículas como polvo y hollín, estas al mezclarse con el sebo emanan un olor que puede ser desagradable y dan al cabello un aspecto descuidado.

La seborrea aparece cuando la secreción sebácea supera la capacidad del cuero cabelludo para procesarla. El sebo creciente va haciendo delgado el cabello y provoca su caída. La alopecia androgénica y la alopecia seborreica precoz se determinan por una exagerada producción de sebo que inhibe el metabolismo de los folículos, aumentando la aparición de la caspa y provocando la sucesiva pérdida del cabello.

Pues bien, antes que nada, que nuestro cuero cabelludo produzca mayor cantidad de sebo capilar, y que este a su vez le dé al cabello un toque de descuido, no tiene por qué ser algo que nos produzca pena o frustración. En pleno siglo veintiuno las cosas que uno puede hacer para mejorar la apariencia de su imagen son muchas, incluidas lo direccionado a la salud y la belleza del cabello. La información que hoy se tiene es mayor, al grado de que si uno se pregunta incluso por qué tengo el cabello sedoso, la respuesta no es difícil de encontrar. Una vez que se conoce esto se puede llegar más apropiadamente a la pregunta esencial de este artículo: ¿qué hacer si mi cabello es demasiado grasiento? Existen varias opciones que a continuación se presentarán.

La primera es muy simple, y es probable que ya la hayas intentado con anterioridad: lava con frecuencia tu cabello. Es vital, para evitar que la caspa se incremente y para impedir que la seborrea se desarrolle agresivamente, el lavado constante y cuidadoso del cabello. Si en tu caso, has probado con esto y te has decepcionado del resultado y no sabes a qué se debe esto, bueno pues lo que sucede es que es aconsejable lavar el cabello constantemente más no diario. El hacerlo de esta manera traerá como consecuencia que tu cuero cabelludo sienta la deficiencia de sebo, y por ende empiece a realizar una sobreproducción del mismo. Ojo, lo recomendable es lavar tu cabello cada dos o tres días. Seguramente también te estás preguntando qué shampoo será el más propicio para tu condición. En lo que compete al shampoo el mayormente indicado alguno que indique que su funcionamiento va aplicado para el cabello graso. Selecciona el que mejor consideres y toma en cuenta que el shampoo más propicio será el que elimine el exceso de grasa pero, sin resecar tu cuero cabelludo.

La segunda es dosificar el uso de acondicionadores o sustitutos del sebo en el cabello. Si utilizas sobre todo en la raíz estos productos hidratantes, provocarás la saturación de los esfínteres capilares, provocando que el cabello se adelgace y se caiga. Si tienes cabello grasoso el uso de acondicionador es innecesario, ya que la función principal de estos es sustituir el sebo que se pierde durante el lavado.

La tercera es el uso de productos efectivos para equilibrar el flujo de grasa. Los productos que incorporan el azufre son muy efectivos pero pueden resultar demasiado agresivos para nuestro cuero cabelludo. Existen actualmente fórmulas y productos, como el shampoo de Reelance, elaborados ya no sólo para eliminar todo el sebo, sino para equilibrar su flujo.

banner image