image ¿Qué puedo hacer para no quedar calvo?
2/26/20
Autor: Reelance

¿Qué puedo hacer para no quedar calvo?

La calvicie es un tema que no se puede desligar de la masculinidad. Ya sea por herencia o por la producción excesiva de hormonas androgénicas, el hombre puede estar sujeto a la pérdida parcial o total de sus cabellos, especialmente durante las etapas media y ultima de la vida. Para remediarla, se nos ofrecen una enorme variedad de opciones supuestamente eficaces que no han hecho más que propagar la desconfianza. Muchos prefieren aceptar que no hay remedio ante las constantes decepciones y exageraciones que van comprobando con los distintos productos o recetas que se promueven en los distintos medios.

Para aclarar un poco lo que se puede hacer efectivamente en contra de la calvicie, podemos empezar por conocer ciertas particularidades acerca de este problema. Lo primero es que los factores que provocan que caiga el cabello varían mucho y generalmente son complejos, es decir, no se deben solo a una causa. Estos factores generalmente son congénitos o adquiridos. Si en tu familia algunos de los hombres padecen de calvicie en algún grado, muy probablemente tú la padeceras también y muy probablemente tú se la heredes a tu descendencia. No se sabe exactamente que gen o cuales genes son los responsables de que esto suceda, así que solo se puede revertir o disminuir los efectos en el caso de las alopecias congénitas. Para las alopecias adquiridas hay un mayor porcentaje de recuperación ya que se deben más a desequilibrios en la salud que se pueden tratar. Pueden ser agudas o transitorias, resultantes de experiencias traumáticas, de alguna enfermedad infecciosa, por el estrés y las tensiones de la vida moderna, por una inadecuada alimentación o por factores psicológicos o ambientales adversos.

La calvicie masculina puede ser entonces hereditaria y puede presentarse debido a ciertos desequilibrios en el organismo. Partiendo de esto, se mantiene la certeza de que sí existen sustancias, compuestos o procesos conocidos por la ciencia que, al tomarse, ejecutarse o al aplicarse externamente, permiten frenar el proceso excesivo de caída capilar e incluso permiten el crecimiento regenerativo. Pero se acepta también que se carece de conocimientos para explicar a detalle los procesos y factores que causan o recrudecen la pérdida de cabellos y la forma en que ciertos métodos ayudarían a revertir la calvicie.

En la calvicie regular, mezcla de hereditaria y adquirida, se conoce que existe un acortamiento de los ciclos del cabello, anagén (fase activa de crecimiento de los folículos), catagén (fase de reposo y queratinización) y telogén (fase de caída y regeneración del bulbo), y un progresivo adelgazamiento de los folículos. Como resultado, el mayor número de raíces capilares están en la fase anagénica que resulta muy corta; el cabello cae antes de poder queratinizarse por una variedad de razones y el cuero cabelludo queda calvo durante el período correspondiente a catagén y telógen; y después crece cada vez menos cabello durante el siguiente período anagén. Si aplicamos o utilizamos algún método durante el período de acortamiento de los ciclos, se da la posibilidad de que los nuevos folículos que se produzcan sean completamente sanos y se puedan queratinizar. Pero se puede dar también la posibilidad, aun aplicando el método a tiempo, de que los folículos que se produzcan estén atrofiados y vuelvan a caer en la fase anágen.

Debido a lo anterior, se vuelve mejor llamar a estos métodos, posibilidades, ya que no se pueden tener asegurados los resultados. Existen entonces cuatro posibilidades con las que se puede aumentar el crecimiento del cabello, sin resultados garantizados. Si ha disminuido la cantidad de cabello que tienes en la línea frontal, en la coronilla o la zona del cráneo tu puedes:

  1. Incrementar el crecimiento en la fase de regeneración, anagén. Mediante el minoxidil por ejemplo, se puede aumentar el ritmo de crecimiento gracias a su función vasodilatadora que contribuye a la irrigación y regeneración de los esfínteres precapilares. Durante largo tiempo se ha considerado que la pérdida de cabello está ligada a la insuficiencia en el torrente sanguíneo que llega al cuero cabelludo, lo cual provocaría deficiencias en la provisión de vitaminas y minerales necesarias para la fase anagén. La circulación de la sangre desempeña un papel influyente pero no determinante, sobre todo en las alopecias que requieren de una disminución en la producción de seborrea. Muchas preparaciones recomendadas para hacer crecer el cabello, o incluso el vello en otras partes como la barba o la ceja, basan su uso en sustancias irrigantes; rubefacientes estimulantes que provocan un abundante suministro de sangre con nutrientes promotores de crecimiento.
  2. Prolongar la fase de anagén o acortar la fase telogén. Otra evidencia sugiere que el proceso de pérdida involucra un desequilibrio en el crecimiento y en la división de las células germinativas en el cabello. Este desequilibrio puede ser debido a una deficiencia de algunos nutrientes y a la influencia de ciertos factores hormonales. El papel que desempeña la 5 –a-dihidrotestosterona es señalado como probable causante de los desequilibrios hormonales. Para estos desequilibrios se han recomendado tratamientos basados en anti andrógenos como la finasterida, que se utiliza para tratar problemas de la próstata.
  3. Producción de nuevos folículos o más folículos múltiples. Esto es posible mediante la cirugía capilar.
  4. Prevención o dilatación de la fase de reposo, catagén. Esta es una posibilidad más naturalista, la cual sugiere implementar hábitos saludables tales como el ejercicio y una alimentación que incluya mucha ingesta de vitamina A, E y B, que ayuden a la queratinización.
banner image