image ¿Qué puedo hacer si tengo caída del cabello?
2/26/20
Autor: Reelance

¿Qué puedo hacer si tengo caída del cabello?

Muchas veces nos preguntamos si nuestros hábitos estarán afectando la salud de nuestro pelo, pues sabemos muy bien que, tanto factores ambientales (la contaminación o el sol), como los internos (algunas enfermedades, mucho estrés o ansiedad) pueden dañarlo severamente, hasta el punto de sufrir de una caída del cabello excesiva.

Para empezar, tienes que saber que si te encuentras con hebras capilares en tu almohada cuando te despiertas, en tu mano después de pasarla por la cabeza, en tu ropa o en tu cepillo al peinarte, no hay por qué alarmarse, ya que es normal que esto pase, pues nuestro cabello (al igual que las células de la piel) se regenera cada tanto tiempo, por ello es común perder de 50 a 100 cabellos diarios, una suma nada aparatosa, tomando en cuenta que tenemos más o menos 100 mil hebras en toda la cabeza.

No obstante, si te percatas de que tu pelo está opaco, reseco, con las puntas abiertas, se quiebra fácilmente y llegas a tener irritación y comezón en el cuero cabelludo, significa que algo no está bien, pero no te asustes, a menos de que el problema sea causado por una enfermedad más o menos seria o padezcas de algún tipo de alopecia, hay una serie de remedios que puedes aplicar con regularidad para protegerlo del maltrato.

Por ello, es muy importante que identifiques cuáles de tus costumbres diarias están afectando a tu pelo, con el fin de que las elimines lo antes posible, asimismo, hay varias cosas que puedes hacer para devolverle la fuerza, volumen, manejabilidad y toda su salud en general. A continuación te daremos algunos consejos para hacerle frente a los factores de maltrato y así poder prevenir la caída del cabello.

Identificación. Cuando hay una pérdida de pelo en gran cantidad, es necesario en primer lugar acudir con un especialista que identifique las causas del problema, ya que éstas pueden ser muy diversas; por un lado, es posible que se trate de un caso de alopecia, en ese sentido, el médico tendrá que guiarnos para la elección de un tratamiento que fortalezca los folículos pilosos y ayude a detener la caída, además de que sea capaz de regenerar las hebras capilares y promover su crecimiento.

En este sentido, solamente hay dos compuestos realmente efectivos, mismos que han sido comprobados clínicamente: el finasteride y el minoxidil. Cualquier otro producto que no los contenga y que prometa resultados “milagrosos” será un desperdicio de dinero, así que ten mucho cuidado y elígelo con la ayuda de tu médico.

Por otro lado, si la caída del cabello no es producto de una alopecia, entonces es por factores como una mala alimentación, el sometimiento a grandes cantidades de estrés (ya sea generado por el trabajo, un estilo de vida muy acelerado, problemas familiares o algún incidente que lo detonó), el uso excesivo de aparatos electrónicos para peinarlo (planchas, secadoras y rizadores), el constante estiramiento (cuando se hacen trenzas, colas de caballo o chongos) y el abuso de productos químicos (champús, lociones, mascarillas).

Una vez que identificaste que el problema entra en el segundo rubro, es hora de hacer algunos cambios en la rutina para darle un mejor cuidado y ayudarlo a fortalecerse, pero no te asustes, es mucho más fácil y barato de lo que imaginas:

Enjuagar con agua fría. Sí, sabemos que un baño caliente es lo más relajante del mundo, no obstante el hacerlo muy seguido puede dañar el pelo, ya que las altas temperaturas abren los poros del cuero cabelludo, por lo tanto los folículos pilosos se debilitan y las hebras se caen, además de que le da un aspecto opaco y seco. En este sentido, lo mejor es enjuagarlo con agua lo más fría posible (tampoco helada), pues con esto los poros se cierran y le da un aspecto más saludable y manejable.

Cepillado constante. Muchos de nosotros no ponemos nada de atención en este punto, pero es sumamente importante, pues el cepillar el cabello mínimo tres veces al día tendrá resultados que no te imaginas, para empezar, hará que la circulación sanguínea del cuero cabelludo sea favorecida, lo que lo fortalecerá, lo llenará de brillo y sedosidad, además de que estimulará el crecimiento de forma más veloz.

Cortarlo periódicamente. Es un mito que si no te cortas el cabello cada tanto este crecerá más rápido (lo mismo si es al revés), cortarte el pelo no influye en su crecimiento, sin embargo, sí lo hace en su salud, pues si pasas mucho tiempo sin despuntarlo, las puntas se pueden abrir y maltratar el resto de la hebra, por eso es necesario pasarle la tijera de vez en cuando, de esa manera se mantendrá más sano y se verá cuidado.

Alimentarnos sanamente. Todos los alimentos que ingerimos diariamente afectan el estado de salud de todo nuestro cuerpo, incluyendo el cuero cabelludo. Si nuestra dieta se basa principalmente en agua, frutas, verduras y productos balanceados, entonces tendremos menores problemas de caída del cabello, si, por otro lado, consumimos grandes cantidades de grasas y azúcares procesados (refrescos, galletas, jugos de caja), nuestro pelo se verá dañado, sin brillo y muy opaco.

Estos son algunos de los hábitos que debes de seguir para mantener la salud de tu cabello, si las integras a tu vida diaria, poco a poco verás los resultados positivos. En Reelance somos una empresa dedicada a la investigación de la salud capilar, así que te invitamos a revisar nuestra página, donde encontrarás toda la información que necesites para conservar tu pelo en buen estado.

banner image